GQ Man in Progress IV

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Empezamos esta semana con la cuarta y, esta vez sí, última entrega de la serie de entradas que he dedicado a esta exposición que como ya dije en el primer capítulo es de obligada visita para todos aquellos que os sentís atraídos por la industria de la moda y por todo lo que rodea a esta. Para esta última parte han quedado finalmente 25 fotografías que espero que os gusten y os sirvan de excusa para acercaros al Museo del Traje si no lo habéis hecho todavía.
Personalmente esta última zona de la exposición fue la que más me gustó. Puede que la razón fuese que no esperaba gran cosa para esta parte final ya que pensaba que habían reservado el plato fuerte para el inicio, la colocación de varias obras de Eugenio Recuenco (como ya comenté) defendían esta hipótesis. Pero no. La exposición no pierde nivel según vas avanzando. Al contrario, mantiene un nivel constante y con unos picos interesantes por momentos.

Por supuesto, antes de dejaros con todas las imágenes que restan de la galería tengo que aprovechar este post para hablar de los dos factores que hicieron que, al menos yo, me fuera con un grato sabor de boca viendo como efectivamente la colección presentada mantenía un nivel alto. Cosa díficil comenzando con la Odysea nada más entrar por la puerta. Hay muchas piezas que hacen esto posible para los ojos del visitante, yo me voy a centrar sobre todo en dos de ellas.

La primera fue el descubrimiento de un gran fotógrafo español que desconocía: Guzmán. Aunque sigo sin localizarle por google (agradecería alguna ayuda en los comentarios para situar a este fotógrafo y ver más trabajos suyos) basta con ver dos de las imagenes que presenta en la GQ Man para querer descubrir más. Su obra Gran Clase que acompaño a continuación no deja indiferente.

 

Gran Clase

 

Por fortuna, si tras ver esta fotografía te encuentras en mi misma situación de desconocimiento hacía Guzmán y cuestionas si ese buen gusto sería cosa de una sola imagen en particular o si realmente tendría una base detrás de buen fotógrafo, no tienes más que dar dos pasos siguiendo el pasillo de la exposición para ver otra belleza de este autor.

 

Guzmán

 

¿Qué? ¿Me creéis ahora? Siento repetirme pero si alguien sabe donde ver más trabajos suyos, su web personal o si trabaja con alguna agencia agradecería la información.

Y como no todo va a ser fotografía podéis ver en la galería de imágenes que acompañando a estas obras tenemos un expositor con una colección de zapatos muy especial. Los firman cuatro nombres desconocidos: Church’s, Tod’s, Prada y Christian Louboutin. Casi nada.

Louis Vuitton no podía faltar a la fiesta y deja ver su famoso estampado en sus clásicas maletas de viaje convenientemente colocadas junto a la Gran Clase de Guzmán.

A partir de aquí hay acumulación de trajes y diversos diseños de moda que podréis ver mejor en la galería. Alguna foto con Andrés Velencoso de protagonista en su época previa al salto a la fama y algunas obras e ilustraciones de lo más pintorescas. No me quiero entretener mucho en esta parte porque como digo vale más una imagen que mil palabras y al final de la entrada podéis ver todas las piezas expuestas.

Lo que si quiero remarcar es el último rincón de la exposición. Dije que iba a destacar dos cosas de esta última parte y no he olvidado la segunda. Cuando estás a dos metros de salir por la puerta te encuentras un rincón semiescondido que es sin duda, al menos en la humilde opinión de este ingeniero/fotógrafo metido a blogger, la guinda de todo el pastel.

 

Un Maison Martin Margiela, un Yohji Yamamoto y un Etxeberria. Parece la introducción de un chiste de moda pero no lo es. Es posible ver tres diseños de estos genios de la mano en la exposición de GQ.

 

Alguno dirá que quizás sea demasiado poner a Etxeberria junto a los otros dos nombres. Mi respuesta para ellos es que se pasen por el Museo.
Os voy a contar un pequeño secreto que debe quedar entre nosotros. Un servidor no es de letras como seguramente se pueda intuir en la redacción de los distintos posts, yo no me dedico a esto. El que les escribe es Ingeniero Civil de formación y un loco apasionado por la fotografía de moda (esto último seguro que ya lo habíais averiguado). Pues bien, entre alguna de mis experiencias está la de fotografiar en la pasarela Cibeles o, como se la conoce hoy en día, Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Y como os iba diciendo, y sin que se entere nadie, en una ocasión cuando iba a comenzar un desfile cogí, apagué la Nikon, me senté y vi toda la presentación de la nueva colección disfrutándola como si fuera uno más en el frontrow. El diseñador que consiguió que hiciese aquello fue precisamente Etxeberria. Así que digamos que le tengo un cariño especial. De esto hace ya algún tiempo y esa reacción que tuve se debió en parte a diseños anteriores como el que muestro a continuación.

 

Etxeberria

 

Creedme si os digo que ese traje hay que verlo en persona. Recientemente el diseñador eibarrés comentaba en una entrevista que su público no estaba en España. Desde aquí le digo que si mi cartera fuese otra le aseguro que en Madrid tenía un cliente fijo. A mi, como persona curiosa por naturaleza y amante del arte que soy, ver diseños como ese no hace otra cosa más que crearme ganas de poder participar o simplemente asistir a un día de trabajo en su estudio. Una mañana de esas en las que tienes que pasarla buscando la inspiración para que finalmente salga algo como este traje de 2011 de la colección Otoño/Invierno. Además, le he visto alguna vez rondando por el backstage de Madrid y tiene pinta de ser una persona de esas con las que te dan ganas de irte por ahí a tomar algo y que te cuente cosas del mundillo mientras te echas unas risas.
De hecho, no lo leerá, pero como puedo permitirme el lujo de escribir en este blog lo que quiera y no me debo a nadie, yo dejo caer que estaría bastante curioso que invitase a una de esas jornadas creativas a este que le escribe y que pretende cimentar un medio líder en moda masculina en España en parte gracias a la inspiración surgida aquella primera vez que le vio desfilar en Cibeles.

 

Y con esto concluyo por hoy que al final me he alargado más de la cuenta y como podéis observar empiezo a divagar demasiado. Antes de empezar la entrada no sabía si debía dejar este último rinconcito especial para otra pero quería terminar ya todo acerca de la GQ y continuar en adelante con entradas diferentes así que al final se ha convertido en una especie de entrada doble. No os podéis quejar. Deseo que os haya gustado el tour.

Recopilación de los capítulos previos: GQ Man In Progress III, GQ Man In Progress II, GQ Man In Progress.

También te puede interesar...

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *